Como te informamos con antelación, hace unos días la controversia rodeó al mandatario Andrés Manuel López Obrador por una declaración que hizo. Durante una de sus conferencias matutinas acusó que los médicos han perdido la vocación humanitaria de servicio. Aunque lo más lamentable fue que los llamó “mercantilistas de la salud” y señaló que sólo les importa el dinero. De inmediato se generó una discusión tan fuerte que días después tuvo que ofrecer una disculpa.

Ahora bien, más allá de la manera incorrecta en que se expresó el presidente, lo que vale la pena cuestionar es si realmente está mal que los médicos y todos los profesionales de la salud piensen en dinero.

Los médicos no deben trabajar gratis

De manera habitual se suele afirmar que “la salud no tiene precio” y todos los médicos tienen la obligación de atender a los pacientes sin importar las demás circunstancias. Aunque en la teoría se puede escuchar bien, al momento de ejercer la profesión es bastante diferente.

Algo que nunca se puede perder de vista es que la Medicina es una profesión como cualquier otra. Por lo tanto, los que la ejercen merecen una retribución económica como ocurre en los demás trabajos.

En ese sentido, un aspecto que se debe fomentar en todos los médicos, desde la parte formativa, es el emprendimiento. Resulta natural que al inicio todos deban trabajar en el sector público o privado, aunque también sería conveniente que se les impulsara y ayudara para que pudieran tener sus propios consultorios.

Aunque tener un negocio propio de salud es el sueño de gran parte de los médicos, el mayor inconveniente está representado por la parte financiera. La compra del equipo mínimo necesario, cumplir con los requisitos que exige la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) implica fuertes gastos. Además se deben considerar otros rubros como el pago a colaboradores, la luz, agua y renta del local.

La vocación humanitaria en la Medicina

Por otra parte, la parte de la vocación humanitaria como lo señaló AMLO es importante, pero tampoco es obligatorio que esté peleada con querer cobrar por la realización de un trabajo. Un médico puede tener una alta preocupación por los demás pero eso no implica que deba de laborar gratis.

Finalmente, no está mal que los médicos piensen en dinero porque para poder llegar a donde están requirieron años de estudio y una estricta disciplina. Tampoco significa que se deba ir al extremo opuesto sino alcanzar un punto medio entre la vocación humanitaria y la retribución económica por la realización de un trabajo tan valioso.

¿Y tú consideras que esté mal que los médicos piensen en dinero?