Estudio demuestra que la protección frente a infecciones también se hereda

70

Un grupo de investigadores de la Universidad de Radboud (Países Bajos) y las universidades de Bon, Saarland (Alemania), Lausana (Suiza) y Atenas (Grecia) han demostrado que los padres de ratones que habían superado previamente infecciones por hongos o que fueron estimulados con compuestos fúngicos también transmitieron su protección mejorada a su descendencia a lo largo de varias generaciones.

En su trabajo, publicado en la revista científica “Nature Inmunology”, el equipo demostró, al mismo tiempo, que la respuesta inmunitaria mejorada se transmitía a los descendientes.

Es decir, no solo se hereda lo que está escrito en la secuencia de ADN. Los estudios científicos demuestran que las influencias ambientales también se transmiten a la siguiente generación. Por ejemplo, los niños que crecieron en el vientre materno durante el inverno del hambre de 1944/45 muestran cambios típicos en su metabolismo como adaptación a la escasez de alimentos durante el desarrollo y esto se asocia a un mayor riesgo de diabetes y obesidad.

Se examinaron las células inmunitarias típicas: monocitos o neutrófilos

La investigación epigenética estudia las relaciones a nivel molecular. Examina los cambios en función de los genes. Tal y como ha explicado Andreas Schlitzer, del Instituto LIMES de la Universidad de Bonn, “no todas las zonas del ADN son igualmente accesibles para leer información genética”.

Los investigadores infectaron a ratones machos con hongos de la candidiasis (“Candida albicans”). Tras recuperarse de la infección, los animales se aparearon con hembras completamente sanas. Los investigadores compararon las crías resultantes con las de parejas de ratones que no habían sido infectados previamente con Candida.

El equipo examinó las células inmunitarias típicas, como los monocitos o los neutrófilos. No se detectaron diferencias entre la descendencia de los ratones macho con infecciones por Candida y el grupo de control no infectado. Sin embargo, en la descendencia de los padres de los ratones previamente infectados, el complejo MHC de clase II estaba regulado al alza, lo que activa partes del sistema inmunitario.

Es el primer estudio que demuestra que la adaptación infecciones se heredan

Además, la actividad de los genes implicados en la inflamación también estaba regulada en la descendencia de los ratones macho infectados por Candida. En las crías de padres previamente infectados por el hongo de la candidiasis, se descubrió que los genes asociados a la inflamación eran más fáciles de leer en los progenitores de monocitos que en los hijos de padres no infectados. “Esto demuestra que los precursores de monocitos se reconfiguran epigenéticamente si los padres han sufrido, previamente, una infección por Candida albicans”.

Este es el primer estudio que demuestra en mamíferos que las adaptaciones a las enfermedades infecciosas también se transmiten a la descendencia. A diferencia de la teoría clásica de la evolución, que supone una adaptación lenta a través de cambios en el código genético, se trata de cambios muy rápidos a través de la regulación epigenética de las actividades de los genes, independientemente del código genético.