Como ha sido demostrado, la Covid-19 es una enfermedad que no discrimina y absolutamente cualquier persona se puede infectar. Aunque de la misma forma, existen grupos vulnerables en donde el riesgo es mayor. Por lo mismo, son quienes más se deben cuidar para evitar presentar problemas de salud que pueden ser de diversa magnitud. Y precisamente uno de los que enfrenta más riesgo es el conformado por embarazadas.

En ese sentido, previamente se dio a conocer que las mujeres en etapa de gestación suelen desarrollar menos síntomas pero más complicaciones. A partir del análisis de 11 mil 400 mujeres se llegó a esta conclusión.

Pero ahora, un estudio realizado en 594 embarazadas diagnosticadas con Covid-19 en Estados Unidos y publicado en la revista médica Obstetrics & Gynecology ha mostrado otra asociación. En este caso, el tiempo promedio para que los síntomas desaparecieran fue de 37 días, el cual es superior al registrado en el resto de la población.

Aunque un aspecto interesado observado en la investigación es que en el 25 por ciento de las embarazadas los síntomas persistieron hasta por más de dos meses. Aunque en este caso, todas las mujeres analizadas fueron pacientes ambulatorios.

Ahora bien, con respecto a las molestias más recurrentes en este grupo de análisis, se obtuvo que fueron tos (20 por ciento); dolor de garganta (16 por ciento); dolores corporales (12 por ciento) y fiebre (12 por ciento), y pérdida del gusto o del olfato (6 por ciento).

Por su parte, molestias que se presentaron aunque en menor medida fueron falta de aliento, goteo nasal, estornudos, náuseas, dolor de garganta, vómitos, diarrea o mareos.

Hasta el momento, se trata del mayor trabajo de su tipo que se ha realizado en el mundo. Además confirma que las embarazadas sufren un riesgo mayor tanto de síntomas como de complicaciones en caso de infección por Covid-19.

Por otra parte, se debe recordar que un trabajo previo expuso que las embazadas han sufrido de una consecuencia mortal durante la pandemia, al menos en el Reino Unido. Mientras antes había 14 abortos involuntarios por cada mil nacimientos, ahora se pasó a 21 por cada millar de alumbramientos. El mayor aumento se observó durante las primeras cuatro semanas de confinamiento.

Con respecto a lo anterior, los especialistas han señalado que una de las posibles causas es el estrés que sufren las mujeres por la situación mundial actual. En caso de comprobarse sería una consecuencia indirecta del virus SARS-CoV-2.