Un equipo de especialistas en Traumatología y Ortopedia del Hospital de Especialidades del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco realizó con éxito una cirugía calificada de muy alto grado de complejidad. Lo más sorprendente es que todo se hizo de manera manual y sin requerir de avanzada tecnología para salvar la vida de una paciente que sufrió una grave fractura entre el cuello y la cabeza.

Eveling, una joven madre residente de Los Cabos, Baja California, tuvo una segunda oportunidad de vida al lado de sus dos hijos de seis y cuatro años. Todo gracias a que médicos del Seguro Social le hicieron una operación que requiere una precisión manual con un alto grado de conocimiento anatómico.

Uno de los especialistas que participó en esta intervención fue el Dr. Leonardo Xicoténcatl Gutiérrez Ramírez, especialista en afecciones neuromusculoesqueléticas, quien señaló que se trata de una cirugía que muy pocas veces se lleva a cabo en el mundo aunque en su caso ya ha realizado varias. Para hacerlo fue fundamental contar con una alta preparación.

“A la lesión de la paciente se le conoce comúnmente como fractura del ahorcado, porque afecta la segunda vértebra cervical. En estos casos la cabeza queda suelta de la columna. Ni en México ni en el mundo hay mucha casuística de este tipo de lesiones, nosotros las operamos desde el 2007, tras recibir una capacitación en Alemania”.

¿En qué consiste este tipo de cirugía?

Agregó que hasta el momento ha intervenido alrededor de 35 casos con una recuperación del cien por ciento. Mientras que a grandes rasgos lo que hace es una fijación de la fractura transpedicular y fusión posterolateral cervical.

Explicó que en algunos hospitales del orbe se cuenta con equipo llamado Navegación, el cual permite intervenir de manera robótica este tipo de fracturas. El equipo del Hospital de Especialidades del IMSS Jalisco cuenta con el adiestramiento y la experiencia para operar de manera directa.

Por su parte, la paciente, de 32 años de edad, recordó que fue un accidente automovilístico el que provocó la fractura del axis. Aunque tuvo miedo al inicio se sintió confiada al saber que quienes la intervendrían contaban con el conocimiento y las técnicas necesarias para un resultado exitoso.

“Me siento muy contenta, quizás en unos meses pueda volver a trabajar. La respuesta de mi cuerpo ha sido muy buena, estoy muy agradecida con la vida por esta segunda oportunidad. Uno como paciente cierra los ojos, despierta y ya todo bien, pero me han dicho que fue muy difícil por la ubicación de la fractura”.

Refirió que todo el personal de salud del IMSS que la atendió le dieron seguridad y la tranquilizaron. Además dijo que todas son personas que tienen el conocimiento para atender muchos casos y en todo momento mostraron disposición y amabilidad.