Fue el pasado 24 de diciembre cuando inició la aplicación de la vacuna contra la Covid-19 en México. Hasta el momento la única autorizada por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) es al diseñada por Pfizer/BioNTech, aunque hay otras como la de CanSino y AstraZeneca que podrían ser avaladas dentro de las próximas semanas. Mientras que de momento los trabajadores de la salud son quienes tienen preferencia para recibirla. Se trata de una norma que han adoptado la mayoría de países para proteger a quienes han arriesgado su integridad durante los últimos meses.

De acuerdo con el informe más reciente de la Secretaría de Salud (SSa), hasta este momento se han recibido 53 mil 625 dosis vía aérea. En tanto que suman 32 mil 824 mexicanos que han recibido la vacuna. Mientras que para este 5 de enero se tiene previsto que arriben 50 mil dosis más para así continuar cada semana hasta contar con un total de un millón 400 mil para inmunizar a todo el personal de salud.

Ahora bien, de acuerdo con el Plan Nacional de Vacunación, el principal requisito para recibir la inoculación es trabajar en un hospital Covid-19 o en la atención directa de pacientes infectados. Además se incluyó a todos los médicos y enfermeras que se han sumado al programa Operación Chapultepec para recibir primero esta protección. Aunque a la fecha son diversas las denuncias que se han presentado por las presuntas irregularidades.

Médicos alzan la voz por presuntos actos de corrupción

El 1 de enero, para iniciar el año, un grupo de médicos y enfermeras realizó una manifestación pública afuera del Hospital La Raza en la Ciudad de México. De manera puntual se acusó que en ese nosocomio ha existido favoritismo para seleccionar al personal que ha recibido primero la vacuna. Inclusive se mencionó que muchos de los elegidos han sido directivos y personal de alto rango que no atiende a pacientes infectados pero que ha utilizado su poder para tener preferencia.

Si lo anterior no fuera suficiente, también se dio a conocer que existe personal sanitario que a la fecha no ha recibido el Bono Covid anunciado por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). La presión ha sido tan fuerte que en días pasados una médica presentó su denuncia al sentirse decepcionada de las autoridades.

En este caso, la pediatra y endocrinóloga Ana Paola de Cosio Farías hizo público que fue obligada a laborar en el área Covid-19 del Centro Médico Nacional Siglo XXI del IMSS, a pesar de que otros médicos ya recibieron la vacuna de Pfizer. Aseguró que fue amenazada por el director del nosocomio y en caso de no aceptar sería acusada de abandono de empleo. Su impotencia fue tan grande que prefirió renunciar y mostrar la situación que se vive en el Instituto.

IMSS no permitirá irregularidades

Por su parte, el director general del IMSS, Zoé Robledo, afirmó que no se permitirán arbitrariedades ni actos de influyentismo. Informó que enviará una carta a los directores normativos, directores de hospitales y Representantes del Seguro Social en los estados para exponerles de manera “clara y enfática” que en esta primera etapa de vacunación el personal de la salud que atienden la pandemia es prioridad en este momento.

Mientras que en otro orden de ideas, la Unión Nacional de Trabajadores por la Salud de México (UNTSM) ha criticado la lenta aplicación de vacunas en el país. Además ha expuesto lo poco creíble que resulta pensar que para finales de enero todos los trabajadores de la salud habrán sido inmunizados como ha prometido el gobierno federal.

De acuerdo con la UNTSM, tan sólo en el IMSS y la SSa existen más de 800 mil empleados. Además se deben agregar los del ISSSTE y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena). Pero lo más importante es que la vacuna de Pfizer requiere de la aplicación de dos dosis. Por lo tanto, las promesas hechas no concuerdan con la realidad.

Sumado a lo anterior también se deben agregar los médicos y enfermeras del sector público y de farmacias. Aunque sobre este tema se ha difundido que a ellos no se les dará prioridad y para recibir la vacuna tendrán que esperar como el resto de la población.