Desde el comienzo de la pandemia se generó una transformación que se mantiene hasta nuestros días. Lo más notorio es que la mayoría de las actividades ahora se realizan a distancia. Eso ha llevado a un sedentarismo y a evitar salir de los hogares. El motivo es bastante claro porque se trata de la mejor forma para evitar contagios. Aunque también existen efectos colaterales como un grave impacto en la economía y mayor fomento a la obesidad.

La obesidad en México

Hablar del exceso de masa corporal es referirse a uno de los problemas de salud pública más grandes que enfrenta México. No es algo nuevo porque se ha intensificado durante las últimas décadas. Mientras hace medio siglo se luchaba contra la desnutrición ahora se pasó al extremo opuesto de la obesidad. Tú lo puedes ver de manera clara en tus consultas con los pacientes.

En ese sentido, actualmente el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) cataloga a México como el país con mayor obesidad infantil del mundo. En niñas de cinco a 19 años tiene una prevalencia del 12.8 por ciento. Mientras que en varones del mismo rango es del 16.8 por ciento.

Mientras que en la población adulta México se encuentra en el segundo lugar mundial, tan sólo por debajo de Estados Unidos. Eso implica un mayor riesgo a desarrollar otros problemas mortales como la diabetes, cáncer, infartos, altos niveles de colesterol e insuficiencia renal, entre otros.

Pandemia provoca un aumento de peso mundial

Pero ahora lo interesante es observar la relación directa que existe entre la pandemia y la obesidad. Para eso la consultora Ipsos realizó la investigación internacional Actions & Interventions for weight loss. El trabajo incluye más de 22 mil entrevistas a personas de 30 países distintos. Además tiene un apartado en el que se compara el peso de las personas antes de la emergencia sanitaria y en la actualidad.

Como resultado de lo anterior se obtiene que los mexicanos son los que más han subido de peso durante el último año. El reporte muestra un aumento promedio de 8.5 kilos por adulto. Mientras que en segundo lugar se encuentra Arabia Saudita (8), Argentina (7.9), Perú (7.7) y Chile (7.5).

Por su parte, en el extremo opuesto de la lista están Hong Kong (3.4), Japón (3.7), Corea del Sur (4.3), Singapur (4.8) y Malasia (4.8). A partir de lo anterior se puede observar de manera clara que América Latina ha sido la región más afectada en materia alimentaria. los habitantes han descuidado todavía más sus hábitos y también se han olvidado de la práctica de actividades físicas, en especial porque los gimnasios, albercas y parques son lugares riesgosos. Mientras que Asia también se ha visto impactada pero en menor forma.

A partir del actual panorama es que de manera reciente se han emprendido acciones en contra de la obesidad. Dentro de las principales están la prohibición de “comida chatarra” dentro de las escuelas e instaurar un nuevo etiquetado de alimentos. Por lo tanto, recuerda que tú también eres una parte importante para conseguir un cambio. Habla de manera constante con tus pacientes y menciona la importancia de mantenerse en su peso ideal. Con esto se pueden evitar múltiples enfermedades y padecimientos.