Nueva relación entre el volumen de grasa cardiovascular y la función cognitiva

La deposición de grasa cardiovascular, que resulta ser mayor en las mujeres posmenopáusicas, es un nuevo factor de riesgo de enfermedad cardiovascular.

107

El empeoramiento del perfil cardiovascular después de la menopausia puede contribuir a que las mujeres se vean afectadas de forma desproporcionada por la demencia.

Estudio: nueva relación entre el volumen de grasa cardiovascular y la función cognitiva

Un nuevo estudio ha identificado una relación entre el volumen de grasa cardiovascular y la radiodensidad y la función cognitiva. Así como diferencias raciales en esta asociación, según han presentado durante la Reunión Anual de la Sociedad Norteamericana de Menopausia (NAMS, por sus siglas en inglés).

La deposición de grasa cardiovascular, que resulta ser mayor en las mujeres posmenopáusicas en comparación con las premenopáusicas. Es un nuevo factor de riesgo de enfermedad cardiovascular.

También se cree que afecta a la función cognitiva a través de vías neuropatológicas al cambiar la secreción de citoquinas inflamatorias y adipoquinas. La calidad de la grasa cardiovascular se caracteriza por su radiodensidad.

Las asociaciones del volumen y la radiodensidad de la grasa cardiovascular

En este nuevo estudio, los investigadores se propusieron evaluar las asociaciones del volumen y la radiodensidad de la grasa cardiovascular. Esto, con el rendimiento cognitivo futuro entre las mujeres de mediana edad y comprobar si había diferencias raciales en estas asociaciones.

Se analizaron específicamente las diferencias raciales, ya que, paradójicamente, las personas de raza negra tienen un menor volumen de grasa cardiovascular. Pero presentan un mayor riesgo de sufrir enfermedades cardíacas y una mayor prevalencia de la enfermedad de Alzheimer en comparación con las personas de raza blanca.

RESULTADOS:

En el estudio, basado en los datos de SWAN (Study of Women´s Health Across the Nation), participaron casi 500 mujeres, de las cuales el 30,6% eran posmenopáusicas y el 35,9% eran negras. Los resultados del estudio sugieren que una mayor radiodensidad del tejido adiposo perivascular (PVAT) se asocia significativamente con un peor rendimiento en la memoria de trabajo.

Además, los investigadores identificaron una interacción significativa entre la radiodensidad del PVAT y la raza. Y observaron que una radiodensidad del PVAT más alta en la mediana edad se asociaba con un menor rendimiento futuro en la memoria episódica verbal entre las mujeres negras, pero no entre las blancas.

Las asociaciones reportadas fueron independientes del volumen del depósito PVAT, así como de la circunferencia de la cintura y otros factores de confusión conocidos.

Tejido adiposo perivascular en la mediana edad

“Nuestro estudio sugiere que la calidad, más que la cantidad, del tejido adiposo perivascular en la mediana edad. Puede servir como un nuevo biomarcador del estado de l a función cognitiva en las mujeres más adelante. Necesitamos más investigación para entender los mecanismos subyacentes de la asociación reportada”, apunta el doctor Samar R. El Khoudary, de la Universidad de Pittsburgh, en Estados Unidos, y autor principal de la investigación.

“Estudios como éste son valiosos para ayudar a los profesionales sanitarios a identificar quiénes pueden ser más vulnerables, de modo que puedan intervenir pronto para ayudar a retrasar la progresión de la enfermedad”, añadió la doctora Stephanie Faubion, directora médica de la NAMS.

Notas relacionadas:

La vitamina D surge como posible tratamiento para COVID-19

Variante Mu de COVID-19 se abre paso en México y ataca a los más…

¿Por qué la COVID-19 podría volverse similar a la gripe?