Sólo 1 de cada 10 pacientes con ansiedad recibe el tratamiento adecuado

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), los trastornos de ansiedad y depresión son los problemas más habituales que dañan integralmente la salud mental del paciente en todo el mundo. Una serie de condiciones patológicas que aquejan a más de 300 millones de personas cada año y que tienen un impacto directo en el desarrollo productivo, profesional e individual de tus pacientes¹.

No reciben tratamiento

Con esto en mente, la tasa de personas que reciben un tratamiento adecuado para el control del trastorno de ansiedad es de apenas el 10 por ciento de los casos.

Dichos resultados fueron dados a conocer como parte de las conclusiones de un trabajo de investigación internacional que, por encargo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), desarrollaron los científicos del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM), de Barcelona, uno de los centros de investigación más importantes que existen en el noreste de la península ibérica.

“Sólo el 9.8 por ciento de los pacientes con trastornos de ansiedad reciben un tratamiento adecuado […]”, el trabajo, publicado en Depression and Anxiety, se ha realizado sobre una muestra de más de 51 mil 500 individuos de 21 países diferentes y revela que la prevalencia de la ansiedad es del 10 por ciento. Asimismo, únicamente el 27.6 por ciento de los afectados recibieron algún tipo de tratamiento.

En 2013, las enfermedades mentales, donde la ansiedad y la depresión fueron las principales afecciones registradas, este tipo de patologías provocaron la muerte de más de 300 mil muertes entre los países que componen la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

numero-muertes-enfermedades-mentales-01


¹ En el caso específico de la ansiedad, la OMS destaca que más de 260 millones de personas en todo el mundo padecen de este trastorno que de no diagnosticarse e implementarse un adecuado control de la condición patológica podría desencadenar complicaciones severas que dañarían la calidad de vida del paciente.

Imagen: Bigstock