Desde el comienzo de la pandemia se alertó acerca de la urgencia por desarrollar opciones para la atención de los pacientes. Gran parte de los esfuerzos se han enfocado en diseñar una vacuna contra esta nueva enfermedad. A partir de investigaciones previas y con el apoyo de la tecnología se han conseguido varias y todavía existen otras que están en ensayos clínicos. Ahora el mayor reto es su aplicación masiva para lograr proteger al menos al 70 por ciento de la población mundial.

Por su parte, conseguir una nueva inmunización es un gran reto porque se deben hacer muchos trabajos previos. Además se necesita verificar que funcione para lo que fue diseñada y también comprobar que no provoque afectaciones o molestias mayores que sean contraproducentes.

Por este motivo es que muchas investigaciones que se inician no se terminan. Ante cualquier falla o inconveniente que ponga en riesgo la integridad de las personas se debe empezar de nuevo o simplemente abortar la idea.

Vacuna de Pfizer en México

En ese sentido, la primera vacuna en ser aprobada por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) para su uso de emergencia en México fue la diseñada por Pfizer y BioNTech. La primera dosis se aplicó el pasado 24 de diciembre y de acuerdo con la Secretaría de Salud (SSa), se han suministrado 726 mil 313 a trabajadores de la salud, incluyendo maestros, de las 766 mil 350 recibidas.

De la cifra mencionada un total de 622 mil 658 trabajadores de la salud han recibido la primera dosis y 87 mil 198 ya completaron el esquema de vacunación al recibir las dos inyecciones. A partir de lo anterior se obtiene que el 14 por ciento del personal de la primera línea de batalla ya se encuentra protegido.

Casos graves reportados

Ahora bien, con base en las autoridades federales se han reportado seis mil 635 casos de Eventos Supuestamente Atribuibles a la Vacunación e Inmunización (Esavis). De ellos seis mil 602 fueron clasificados como no graves y 33 como graves.

Con respecto a los 33 casos graves hay dos personas que permanecen hospitalizados. Mientras que vistos por género 25 han sido en mujeres y ocho en hombres.

Precisamente uno de los primeros casos graves en darse a conocer fue el de la Dra. Karla Cecilia Pérez Osorio, quien es médica internista en el Hospital General de Zona (HGZ) No. 7 de Monclova, Coahuila.

Al presentar molestias minutos después de la inmunización requirió de atención espcializada y después fue internada. El diagnóstico fue encefalomielitis aunque se indica que tiene un antecedente de alergia al Trimetroprim con sulfametoxazol, misma que puede ocasionar cuadros graves e inclusive la muerte y se caracteriza, entre otras cosas, por erupciones cutáneas, angioedema y reacción anafiláctica.