Uno de cada cuatro mexicanos fallece por infarto agudo al miocardio

Se estima que el tener una enfermedad cardiovascular reduce en siete años la esperanza de vida de las personas.

0
675

En México, las enfermedades isquémicas del corazón representan la primera causa de mortalidad, siendo el infarto agudo del miocardio el más común, pues una de cada cuatro personas con dicha patología fallece.

En este sentido y en el marco del Día Mundial del Corazón, que se conmemora cada 29 de septiembre, Alianza por un Corazón Saludable se une al programa Intégrate, iniciativa de Laboratorios Silanes, con el objetivo de brindarle información y apoyar a los pacientes a crear estilos de vida más saludables para controlar los factores de riesgo que pudieran desencadenar enfermedades cardiovasculares.

Con la evolución de Intégrate, las personas con diabetes tipo 2 y con enfermedades cardiovasculares obtendrán a través de la plataforma en Internet y con la previa invitación de su médico de cabecera, información audiovisual basada en evidencia científica, videos de recetas y actividad física, soporte emocional, una herramienta de automonitoreo que será visualizada por su médico para su seguimiento, así como el acompañamiento virtual mediante un chat y vía telefónica de un educador en salud para resolver dudas de su día a día.

Los mayores factores de riesgo

Los principales factores de riesgo que producen las enfermedades cardiovasculares en los mexicanos son la hipertensión arterial que afecta al 80 por ciento, la dislipidemia con el 43 por ciento y la diabetes con el 15 por ciento. Adicionalmente también impactan el sedentarismo, el tabaquismo y sobrepeso.

El Dr. Carlos César Carrasco también dijo que es importante crear conciencia en las personas de que existen factores de riesgo controlables como la dislipidemia, hipertensión arterial y diabetes que se pueden controlar adecuadamente para disminuir las probabilidades de padecer alguna enfermedad crónico-degenerativa.

Finalmente, el Dr. Genaro Mendoza, quien es cardiólogo en el Centro Médico Nacional Siglo XXI, precisó que tener una enfermedad cardiovascular reduce en siete años la esperanza de vida de las personas. Compartió que de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en el 2015 las enfermedades del corazón representaron casi el 20 por ciento de las defunciones totales en el país.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que de aquí a 2030, casi 23.6 millones de personas morirán por alguna enfermedad cardiovascular, principalmente por cardiopatías y accidentes cerebrovasculares.