¿Qué se puede esperar con una tercera dosis de vacuna COVID-19?

Según los médicos, se pueden suministrar dosis de refuerzo a cualquier persona que haya desarrollado una inmunidad máxima.

Si bien los niveles de protección y la inmunidad menguante con las dosis contra el coronavirus han sido un tema reciente de controversia. Varios países han anunciado planes para abrir la disponibilidad de inyecciones de refuerzo de COVID-19.

La función de las dosis de refuerzo

Las inyecciones de refuerzo, administradas además de las dosis programadas. Se promocionan como refuerzos inmunológicos para aquellos que han sido completamente vacunados. Pero están en riesgo de infección y deterioro de la inmunidad.

¿Las vacunas o dosis de refuerzo se convertirán en un mandato?

Si bien las vacunas aún no se han hecho obligatorias según las regulaciones del país. Es bastante poco probable que las vacunas de refuerzo también se conviertan en un requisito para aquellos que han sido completamente vacunados. O que planean recibir su dosis de vacuna.

Aunque los estudios clínicos han demostrado que las inyecciones de refuerzo funcionan muy bien para mejorar de manera eficiente las respuestas inmunes artificiales al virus. Simplemente no sabemos aún la línea de tiempo exacta cuando la inmunidad se agota por completo o, si es que lo hace, es posible que todos necesiten dosis adicionales.

Además, el suministro desigual de vacunas también es un desafío actual que debe abordarse antes de seguir adelante con la necesidad. Y el suministro de vacunas de refuerzo.

¿Cómo funcionarían las dosis adicionales para asegurar la inmunidad?

Según los médicos, se pueden suministrar dosis de refuerzo a cualquier persona que haya desarrollado una inmunidad máxima. Así como que registre una inmunidad menguante (es decir, que se haya vacunado hace un tiempo).

Si bien se dice que los anticuerpos impulsados ​​por la vacuna comienzan a disminuir después de una duración de 90 días. El suministro de una tercera dosis puede conducir a un aumento considerable de los anticuerpos. Así como aumentar el nivel de inmunidad local presente a lo largo del revestimiento de la nariz y la garganta. Proporcionando una línea de defensa adicional a un beneficiario.

Nuevamente, aunque queda por estudiar qué tan efectivas y fuertes podrían ser las vacunas de refuerzo.

Sí un paciente lucha contra una enfermedad grave, ¿debería recibir una dosis adicional de la vacuna COVID?

Pueden funcionar si están gravemente inmunodeprimidos, como aquellos que tienen enfermedades inmunosupresoras o que luchan contra la quimioterapia. Así como para quienes las vacunas pueden no funcionar con tanta eficacia en primer lugar. En varios otros lugares, las tomas se priorizan primero para quienes están en primera línea o enfrentan un alto riesgo de exposición. Y luego, para el público en general.

Ahora bien, si el paciente tiene una enfermedad grave que lo pone en un riesgo más alto de lo habitual. Debe recordar que incluso las dos dosis autorizadas en México de algunas vacunas ofrecen protección de varias maneras.

Si bien las vacunas de refuerzo solo pueden estar disponibles una vez que estén sujetas a aprobación. Se ha dicho que aquellos que enfrentan cualquier enfermedad que pueda limitar su capacidad inmunológica o que tengan comorbilidades graves deben recibirla temprano.

Notas relacionadas:

¿Por qué la cuarta ola COVID-19 puede ser distinta a la anterior?

Inmunidad COVID inducida por vacunas VS inmunidad natural: ¿Qué protege mejor?

OJO: Colocar a pacientes graves por COVID boca abajo podría evitar intubación