Razones por las que debes cancelar una cirugía

Con la cirugía electiva, en algunos casos tiene sentido que los pacientes retrasen el procedimiento, elijan otro proveedor o prueben un tipo de tratamiento diferente.

La cirugía puede reparar una fractura, extirpar un tumor o reemplazar una articulación. A veces, la cirugía puede salvarte la vida. Pero la cirugía electiva también puede tener complicaciones, una recuperación prolongada y cierto nivel de riesgo.

No todas las cirugías son urgentes. La cirugía electiva se refiere a la cirugía que se puede programar con anticipación. Por lo tanto, someterte a un procedimiento quirúrgico electivo, dónde y cuándo hacerlo y quién debe realizarlo son decisiones importantes que se deben tomar de antemano.

Como posible paciente quirúrgico, debes sentirte involucrado en el proceso de toma de decisiones y autorizado para hablar y hacerle preguntas a tu médico.

Con la cirugía electiva, en algunos casos tiene sentido que los pacientes retrasen el procedimiento, elijan otro proveedor o prueben un tipo de tratamiento diferente.

Los siguientes escenarios preoperatorios indican que puede tener sentido reconsiderar la cirugía:

Razones por las que debes cancelar una cirugía

Retrasos misteriosos

Cuando un procedimiento quirúrgico se pospone repetidamente, podría ser mejor reprogramarlo por completo. “Si tieneS programada una cirugía por la mañana y se sigue retrasando y retrasando, puede significar que algo ha sucedido. Si las personas están realmente agotadas, simplemente no van a trabajar bien”, dice Helen Haskell, presidenta de Mothers Against Medical Error.

Entorno preoperatorio caótico

Los departamentos quirúrgicos son lugares muy concurridos, pero no deberían estar fuera de control. “Si el entorno parece excesivamente caótico, es posible que desee declinar”, dice Haskell. Si el cirujano parece demasiado presionado para explicar su próximo procedimiento o abordar cualquier inquietud, esa es otra razón para buscar en otra parte.

Se desaconseja la segunda opinión

A menos que sea una cirugía de emergencia, debes tener tiempo para buscar una segunda opinión. Antes de cualquier cirugía electiva, asegúrate de consultar con una variedad de profesionales, como cirujanos en centros médicos académicos, con el hospital afiliado a una escuela de medicina o una práctica privada.

Dudas sobre su cirujano

Antes de pasar por el quirófano, vale la pena saber si un cirujano ha enfrentado acciones disciplinarias. Puedes utilizar alguna página del gobierno o investigar en internet para obtener información sobre médicos individuales, incluidas las licencias activas.

Ambiente sucio

Heridas frescas y órganos expuestos: la cirugía abre su cuerpo a organismos potencialmente invasores como ninguna otra cosa. Las infecciones pueden ser una consecuencia quirúrgica negativa de la cirugía. Pueden ocurrir infecciones de heridas, infecciones por aire circulante en el quirófano cerrado o incluso infecciones bacterianas por equipos contaminados.

Por lo tanto, la gente también debe pensar en el entorno posquirúrgico, ya sea una habitación de hospital o la sala de recuperación de una clínica ambulatoria. Ahí es donde puedes ver fácilmente qué tan limpias están las instalaciones, y donde probablemente pasarás la mayor parte del tiempo.

Si observas desechos como bolsas de líquido intravenoso usadas en habitaciones vacías o salpicaduras de sangre seca en las superficies del hospital, eso indica un ambiente sucio.

Hospital de bajo volumen

Por último, antes de someterte a cualquier tipo de cirugía, pregunta con qué frecuencia el hospital y el cirujano la realizan. Si los casos son pocos y distantes entre sí, busca un hospital y un equipo quirúrgico (quizás un poco más lejos que el hospital más cercano) con más experiencia.

Notas relacionadas:

La fibrosis quística forma parte de la lista de enfermedades raras reconocidas en México

Consumo de zinc, vitaminas C y D NO disminuye mortalidad por COVID

¿Qué es el efluvio telógeno, la nueva consecuencia de Ómicron?