Sin importar la actual pandemia, una constante en nuestro país ha sido la violencia. A pesar de la emergencia sanitaria se han mantenido los elevados índices delictivos en prácticamente todo el territorio nacional. A diario ocurren graves hechos en los que se muestra que no existen sectores que se encuentren a salvo. El riesgo es igual para cualquier persona y eso incluye a los profesionales de la salud.

Presunto secuestro de una médica

En esta ocasión el gremio sanitario se encuentra en alerta ante la desaparición de la médica Alondra Hernández Ruelas. La última vez que se le vio fue el pasado 17 de octubre al salir de su guardia en el Hospital San Miguel Arcángel, ubicado en Zapopan, Jalisco.

Con apenas 25 años y originaria de San Luis Potosí, recién se había incorporado al ámbito profesional después de estudiar en la Universidad Autónoma de Guadalajara. Con respecto a sus características físicas, mide 1.64, es de tez morena clara, tiene ojos color café y su cabello es largo, lacio y de color negro. Mientras que sus señas particulares son: una cicatriz en la frente de dos centímetros, la cual se encuentra arriba de la ceja izquierda; también tiene un lunar en la nariz, justo en el lado derecho y tres perforaciones en una de sus orejas.

Por su parte, el vehículo de la doctora no ha sido ubicado en su domicilio en San Luis Potosí. Mientras que a través de redes sociales se ha viralizado el hashtag #TeBuscamosAlondra para obtener cualquier tipo de información sobre el paradero de la médica.

De esta manera, el personal médico no sólo debe cuidarse de contagios de Covid-19 dentro de su área de trabajo sino también de la violencia a la que están expuestos en el exterior. De hecho, durante la pandemia también se reportó un aumento de agresiones y actos discriminatorios en contra de cualquier persona con el uniforme médico. Desde ataques verbales hasta acciones directas por presuntamente ser focos de infección.

Robos recientes dentro del campo de la salud en México

Pero los médicos y enfermeras no son los únicos que han sufrido dentro del campo de la salud. Durante los últimos días también se han presentado robos de medicamentos oncológicos, equipo de hemodiálisis y vacunas contra la influenza. Es una situación lamentable y por desgracia cada vez se repite con más frecuencia sin que hasta el momento haya podido ser controlada.

Por otra parte, con base en el reporte más reciente de la Secretaría de Salud (SSa), suman 106 mil 956 médicos infectados y mil 435 fallecidos por Covid-19 en México. Con esto, se trata del país con más personal sanitario fallecido por esta nueva enfermedad. Los riesgos a los que están expuestos los trabajadores sanitarios son múltiples y parecen no tener final.