Cada 21 de octubre se conmemora el Día Mundial del Ahorro de Energía. El objetivo es lograr que las personas reflexionen y tomen conciencia acerca de disminuir el consumo de electricidad tanto en su casa como en sus espacios de trabajo. Además se impulsan acciones que pueden parecer pequeñas pero que son de gran importancia para conseguir cambios en favor del planeta.

Por lo anterior, te compartimos algunos consejos que puedes seguir en tu consultorio. Todos son bastante sencillos de implementar y no solo vas a conseguir utilizar menos energía eléctrica sino un ahorro en tu pago de luz.

Utiliza focos LED

Una de las formas más sencillas para disminuir el consumo de electricidad en el consultorio consiste en cambiar la iluminación. Si colocas focos LED (Light-Emitting Diode) en tu espacio de trabajo puedes conseguir ahorrar hasta un 30 por ciento en el pago de luz mensual de tu consultorio.

Otro punto a considerar es que también ofrecen una mayor iluminación en el área en que se coloquen. Eso resulta de vital importancia para los espacios sanitarios porque siempre se requiere de una visibilidad clara y nítida, en especial al momento de realizar revisiones a los pacientes.

Utiliza tonalidades blancas en interiores

Algo bastante simple pero que ofrece buenos resultados es pintar las paredes del consultorio y sala de espera de tonalidades claras. En primera instancia, vas a conseguir transmitir tranquilidad y serenidad a los pacientes. Pero además también vas a obtener un mejor aprovechamiento de la luz natural y al final eso repercute en un menor consumo de energía eléctrica.

Apaga los equipos que no sean necesarios

Cuando el consultorio esté cerrado puedes desconectar los aparatos que no sean esenciales. Además también puedes incorporar ahorradores de luz, como por ejemplo los contadores de tiempo y movimiento o los interruptores de potencia para detectar si hay una persona en el consultorio.

Uso adecuado del refrigerador

En un consultorio médico siempre se necesita un refrigerador e inclusive más. No solo es para conservar algunas muestras sino para que sea utilizado en el almacenamiento de comida de tus colaboradores.

No se puede prescindir de este equipo pero sí existen algunos consejos que debes seguir para disminuir el consumo de energía eléctrica que produce. En primer lugar, debes situarlo alejado de la estufa y fuera del alcance de los rayos del sol. También comprueba de manera periódica que la puerta selle perfectamente o de lo contrario puede causar un consumo mayor al normal.

Otros consejos con respecto a la comida es dejar enfriar los alimentos antes de refrigerarlos. Mientras que la posición correcta del termostato es entre los números 2 y 3. En clima caluroso, entre los números 3 y 4. Recuerda que los de deshielo automático consumen 12 por ciento más de electricidad y eso significa mayor gasto.

Instala paneles solares

Este consejo solo es para hospitales o lugares de mayor extensión que cuenten con más presupuesto. En 2018 la Secretaría de Salud de la Ciudad de México (Sedesa) comenzó con la instalación de paneles solares en nosocomios de la capital. Consistió en un sistema único de calentamiento de agua por medio de celdas fotovoltaicas que favorece la reducción de gases contaminantes a la atmósfera de la megalópolis. Como resultado se logró disminuir el consumo de energía eléctrica y una reducción de hasta el 35 por ciento en el pago de luz mensual.