Como te informamos previamente, este 4 de enero se dio a conocer que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) autorizó la vacuna contra la Covid-19 desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford para su uso de emergencia en México. El objetivo es ser utilizada en la Política Nacional de vacunación contra el virus SARS-CoV-2 y así prevenir más casos de esta nueva enfermedad que ha ocasionado una pandemia.

Con base en lo expuesto, AstraZeneca presentó ante la Cofepris, a través de la Comisión de Autorización Sanitaria, la información de la vacuna con el propósito de que fuera evaluada y dictaminada para ser autorizada en México. Por su parte, la Comisión, con el apoyo del Comité de Moléculas Nuevas, revisó y dictaminó la información referente a la Vacuna AstraZeneca COVID-19.

De esta manera ahora México cuenta con dos opciones de vacuna para su aplicación entre la población. De momento la única que se encuentra disponible es la de Pfizer con la que ya se ha inoculado a poco más de 30 mil personas. Con respecto a la de AstraZeneca, se prevé que dentro de las próximas semanas comience a ser inoculada.

En ese sentido, con base en los resultados de los ensayos clínicos fase 3 se obtuvo que la vacuna de AstraZeneca tiene una eficacia que varía del 62 al 90 por ciento. En tanto que su efectividad media es del 70.4 por ciento.

Principales molestias que se manifiestan al instante

Aunque al igual que las demás, existen algunos aspectos que causan preocupación. El mayor es el referente a las incomodidades y malestares que puede llegar a provocar esta vacuna. Al respecto, un reporte publicado en The Lancet dio a conocer que son cuatro los principales que se han detectado hasta el momento.

  • Fatiga.
  • Dolor de cabeza.
  • Fiebre.
  • Dolor muscular.

Efectos adversos graves

Todos los eventos que han ocurrido han sido de intensidad menor. Pese a lo anterior, durante la fase de ensayos clínicos hubo dos casos de reacciones adversas graves que inclusive provocaron que se detuvieran las pruebas.

Dentro de los más de 30 mil voluntarios que recibieron la dosis de la vacuna hubo una mujer británica que presentó una enfermedad neurológica “inexplicable”. Al poco tiempo se confirmó que era mielitis transversa. Mientras que poco tiempo después se presentó una segunda personas con el mismo problema.

Por su parte, AstraZeneca realizó una investigación interna para determinar la causa de ambos incidentes. La conclusión general es que era muy poco probable que los efectos adversos de la vacuna nombrada AZD1222 hubieran sido provocados por la inoculación.