Conforme pasan los días se conocen más aspectos acerca de la Covid-19 que permiten tener un panorama más amplio de la enfermedad. Aunque el desarrollo por obtener una vacuna se mantiene en curso, cada vez parece más cercano el cumplimiento del objetivo. De momento Pfizer y el proyecto ruso Sputnik V han sido los únicos en publicar los resultados preliminares de sus trabajos. Ambos muestran una alta efectividad, lo que hace creer que la solución muy pronto será una realidad.

A su vez, una característica que tienen los virus es que suelen mutar o presentar cambios que hace más complicado su combate. En el caso del SARS-CoV-2, hasta el momento se ha identificado la variante D614G que provoca que sea hasta 10 veces más infeccioso. De momento sólo se ha podido comprobar su presencia en algunos países de Asia y Europa, aunque no se descarta que también exista en otros territorios.

¿Podría existir otra mutación del virus?

Ante el actual panorama, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López Gatell, señaló que de momento no se debe temer por este tema. Afirmó que de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), no hay evidencia científica que indique la existencia de una nueva mutación del virus que pueda afectar a los humanos.

Pese a lo anterior, al considerar la naturaleza de los virus, tampoco se puede descartar la opción. Aunque recalcó que la posibilidad de que aparezca una nueva mutación es poco probable.

Por tal motivo, mencionó que ninguna de las vacunas que actualmente se encuentran en desarrollo corren peligro de no funcionar o no ser efectivas. Inclusive si se presentara una nueva mutación del virus no las afectaría.

Es muy improbable que aparezca una mutación, una modificación genética del virus SARS-CoV-2 en el corto tiempo. No es que no pueda ocurrir, pero la probabilidad de que ocurra en un corto tiempo, ya que hubo una primera mutación que llevó al salto entre especies, de alguna especie animal que no se ha podido determinar cuál fue, se ha invocado al murciélago y al pangolín, pasó a los seres humanos porque hubo una mutación que le confirió al virus SARS-CoV-2 la capacidad de adaptación a las células humanas.

Ahora bien, en el caso de que realmente apareciera una nueva mutación, el funcionario aseguró que de nada serviría el cierre de fronteras o la limitación de vuelos.

Por otra parte, se debe recordar que de acuerdo con lo informado previamente por el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (Indre), existen cinco cepas del SARS-Cov-2 en nuestro país. Mientras que todas ellas están divididas en 17 subgrupos, aunque en todo momento se ha negado que alguna de ellas sea la mutación D614G considerada como la más mortal del mundo.