En todo lo relacionado con la salud la máxima atención esta centrada en el desarrollo de vacunas contra la Covid-19. Desde diciembre del año pasado se han aplicado las primeras dosis de algunas opciones disponibles pero los trabajos de investigación se mantienen. Precisamente el día de hoy se presentaron los resultados finales de la inmunización de Johnson & Johnson y lucen prometedores. Tiene una alta eficacia pero además sólo requiere una inyección.

Ahora bien, para combatir la pandemia las vacunas no son el único recurso que se requiere. También es necesario ofrecer opciones de ayuda para quienes ya están infectados. Para eso se encuentran los fármacos aunque a la fecha no se ha logrado diseñar uno específico contra este nueva cepa de coronavirus.

A partir del uso y experimentación con los medicamentos ya existentes se han logrado importantes resultados. El primero y más importante fue comprobar que la dexametasona, diseñada originalmente para el tratamiento de la artritis, funciona para disminuir la mortalidad en casos graves de pacientes Covid-19.

Con respecto a lo anterior, la Secretaría de Salud (SSa) ya publicó una guía oficial con las indicaciones que deben seguir los médicos para prescribirla a los pacientes.

Medicamentos que jamás se deben emplear contra la Covid-19

Por otra parte, a lo largo de las últimas semanas ha existido una fuerte controversia en torno a la ivermectina y la azitromicina. Algunas instituciones tanto nacionales como extranjeras han sugerido que funcionan como tratamiento para pacientes infectados; en cambio, otras se oponen a su uso.

Precisamente el día de hoy la SSa dio a conocer que el Panel Multidisciplinario de Expertos (PME) de la Comisión Coordinadora de Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad (CCINSHAE) fijó una postura final. Se determinó que no se cuenta con evidencia científica suficiente para recomendar el uso de ivermectina sola, azitromicina sola y de ivermectina combinada con azitromicina como tratamiento para la Covid-19 en alguna de sus etapas.

Derivado de la revisión de la literatura médica disponible hasta el momento se concluye que tampoco existe fundamento alguno de que estos medicamentos sean útiles en la prevención de contagio de la infección por el virus SARS-CoV-2.

La CCINSHAE integró el PME con el objetivo de analizar y emitir recomendaciones sobre las diversas opciones de tratamiento que han surgido para la atención de la Covid-19, considerando como principio fundamental la medicina basada en evidencia científica.

Al analizar las posibilidades del uso de la ivermectina, las personas especialistas que conforman el PME concluyen que hacen falta ensayos clínicos con diseño apropiado para poder determinar la eficacia y seguridad real del fármaco. Por lo tanto, recomienda que el uso de ivermectina sea exclusivamente bajo protocolos de investigación en ensayos clínicos controlados.

Antibióticos no funcionan para la prevención ni el tratamiento de la Covid-19

Asimismo, señalan que ningún antibiótico, incluida la azitromicina, ha demostrado eficacia para tratar enfermedades virales como la Covid-19, causada por el virus SARS-CoV-2.

También se deja en claro que el uso de antibióticos en personas con Covid-19 debe limitarse al tratamiento de infecciones bacterianas asociadas y por ningún motivo ser utilizados como medicamentos preventivos.

Finalmente, se hace hincapié en que el personal sanitario debe prescribir medicamentos para la Covid-19 que estén basados en la mejor información disponible. De esta forma se evita exponer al paciente a sufrir consecuencias de los más diversos tipos.