¿Una próxima ola de diabetes? El vínculo con COVID-19

Esto indica que el páncreas es otro objetivo del virus de la COVID-19 que afecta la salud a largo plazo de los pacientes con diabetes.

204

Los investigadores están observando un nuevo problema de salud a largo plazo en los pacientes hospitalizados con COVID-19. Un aumento en la hiperglucemia de nueva aparición que dura meses después de la infección.

Nuevos casos de diabetes después de sufrir COVID-19

Un estudio italiano encontró que aproximadamente la mitad de los pacientes ingresados ​​en el hospital por COVID-19. Durante el inicio de la pandemia tenían nuevos casos de hiperglucemia o niveles altos de azúcar en sangre. También tuvieron peores resultados.

“Estas personas no eran diabéticas antes”, dice el autor principal Paolo Fiorina, MD, Ph.D., afiliado a la División de Nefrología del Boston Children’s Hospital. “Pero durante la admisión, se encontró que alrededor del 46% de los pacientes tenían nueva hiperglucemia”. Si bien la mayoría de los casos se resolvieron, aproximadamente el 35% de los pacientes con hiperglucemia reciente permanecieron así al menos seis meses después de la infección.

COVID-19: La hiperglucemia persistió más allá de la infección

El estudio evaluó la salud de 551 personas ingresadas en el hospital en Italia desde marzo hasta mayo de 2020. Un período de seguimiento incluyó seis meses después de la admisión hospitalaria.

En comparación con los pacientes sin signos de anomalías en la glucosa, los pacientes hiperglucémicos también tenían peores preocupaciones clínicas:

  1. Hospitalizaciones más largas
  2. Peores síntomas clínicos
  3. Una mayor necesidad de oxígeno
  4. Una mayor necesidad de ventilación
  5. Más necesidad de tratamiento de cuidados intensivos

El objetivo

“Queríamos entender el mecanismo por el que estos pacientes tenían un desempeño deficiente en comparación con aquellos que no tenían hiperglucemia”.

Dice Fiorina, quien publicó un artículo anterior que mostraba que el COVID-19 empeoraba el control glucometabólico en los diabéticos. El estudio actual se publicó en Nature Metabolism .

Hormonas también desequilibradas

Para obtener más información, a todos los pacientes se les colocó un sensor de glucosa en el momento del ingreso. Con el transcurso del tiempo, los investigadores detectaron muchas anomalías en el control metabólico de la glucosa en los pacientes hiperglucémicos.

También encontraron que los pacientes hiperglucémicos tenían niveles hormonales anormales. “Descubrimos que eran muy hiperinsulinémicos; producían demasiada insulina”, dice Fiorina. También tenían niveles anormales de proinsulina, un precursor de la insulina, y marcadores de función alterada de las células beta de los islotes. Las células beta de los islotes producen y secretan insulina.

“Básicamente, el perfil hormonal sugiere que la función pancreática endocrina es anormal en aquellos pacientes con COVID-19 y persiste mucho después de la recuperación”, dice.

Inflamación por exceso de citocinas

Los pacientes hiperglucémicos también tenían anomalías graves en la cantidad de citocinas inflamatorias, incluida la IL-6 y otras.

“Pensamos que bloquear la IL-6, y potencialmente incluso otras citocinas, sería un beneficio para la función de las células beta”, agrega Fiorina, cuya teoría resultó ser cierta. Los pacientes tratados con terapia anti-IL-6 (tocilizumab), tuvieron una mayor mejoría en el control glucémico mayor en comparación con aquellos que no recibieron la medicación.

¿Una próxima ola de pacientes diabéticos?

Si bien las anomalías glucometabólicas disminuyeron con el tiempo en algunos pacientes, en particular después de la infección por COVID-19, otras se mantuvieron. Muchos pacientes tenían niveles de glucosa posprandial (después de comer) más altos y hormonas pancreáticas anormales en el período posterior al COVID-19.

“Este estudio es uno de los primeros en demostrar que COVID-19 tiene un efecto directo sobre el páncreas”, dice Fiorina.

“Indica que el páncreas es otro objetivo del virus que afecta no solo la fase aguda durante la hospitalización, sino también potencialmente la salud a largo plazo de estos pacientes”.

Notas relacionadas:

¿Cómo lidiar con las personas que no siguen las pautas ANTI-COVID?

Síntomas de COVID-19 en niños: 5 señales tempranas a tener en cuenta

10 consejos para prevenir errores de medicación durante el tratamiento de COVID-19