La actual pandemia ha provocado múltiples daños en nuestro país pero también ha hecho evidente las carencias existentes. Aunque no se cumplió por completo el pronóstico inicial del colapso del sistema sanitario, sí ha sido clara las carencias que persisten en el gremio. Hace unas semanas la revista británica The Lancet señaló que las condiciones precarias dentro de los hospitales ha sido un factor que ha impactado en el elevado número de médicos fallecidos por Covid-19.

Por otra parte, desde antes del inicio de esta situación de emergencia se alertó del preocupante déficit de personal médico en nuestro país. En su momento el titular de la Secretaría de Salud (SSa), Jorge Alcocer, señaló que se requerían más de 200 mil médicos y 255 mil enfermeras para cumplir con las recomendaciones internacionales. Y precisamente lo mismo ocurre en el caso de especialistas.

ENARM, ¿benéfico o dañino?

Ahora bien, para poder estudiar una especialidad se debe aprobar el Examen Nacional de Aspirantes a Residencias Médicas (ENARM). Mientras algunos aplauden su existencia, otros acusan que se trata de un filtro que limita las aspiraciones de superación de los médicos generales. Aunque más allá de su funcionamiento, la mayor queja es el limitado número de lugares que ofrece cada año.

Para tener una idea más amplia, en el ENARM 2019 se inscribieron 42 mil 680 aspirantes pero sólo se ofrecieron 9 mil 480 plazas. Con esto, apenas ocho de cada 10 interesados cumplieron su objetivo e inclusive hubo quienes cumplieron con el puntaje mínimo de la especialidad pero no obtuvieron un lugar.

Aumento exponencial de plazas para médicos

Para ayudar a remediar esta situación, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, informó que la edición de este año a realizarse en noviembre será histórica. Prácticamente se duplicarán las plazas porque en esta ocasión serán 20 mil los lugares disponibles. Por primera vez en la que habrá un incremento tan grande en la prueba.

Pero ahora lo más importante es cómo se pretende conseguir este objetivo. El funcionario indicó que desde mayo pasado el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) inició con un magno proyecto para recibir a los futuros residentes. También forman parte la Secretaría de Educación Pública (SEP), Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y Petróleos Mexicanos (Pemex).

De esta forma se busca eliminar la actual carencia de especialistas y subespecialistas en el país. De manera puntual mencionó que apenas hay 36 cirujanos pediatras en México. La cifra es insuficiente para las necesidades de la población.

También habrá becas para estudiar fuera de México

Además señaló que la estrategia también contempla otorgar becas para cursar especialidades médicas en el extranjero. No mencionó la cifra total pero señaló que el gobierno federal va a financiar la educación de los médicos con el propósito de que regresen al país a brindar sus servicios.

Finalmente, López-Gatell explicó que otro de los objetivos planteados es lograr un equilibrio y distribución adecuada del personal médico en el territorio nacional. Acusó que mientras en las grandes ciudades se concentran la mayoría de especialistas, en lugares con alto nivel de marginalidad ocurre lo contrario. Por eso se ofrecerá especial atención a las zonas rurales.

¿Y tú qué opinas de esta ampliación de plazas para el ENARM 2020?