Cuando una mujer tiene dos embarazos muy cerca el uno del otro, puede poner en riesgo la integridad física propia y de su bebé antes y durante el parto