La violencia de familia, particularmente el bullying, se intensifica cuando se tienen hijos mayores y menores que puedan acosar a sus hermanos de en medio